¡SOS Zapatero!

La crisis nos afecta a todos. Negativamente. Y no se trata solo de ese dinero que ya no nos llega a fin de mes. Las garras de la crisis ya empiezan a quitarnos tiempo. Tenemos que estar más tiempo haciendo cuentas, ajustando gastos y cuadrando balances que ocupándonos de lo realmente importante, nuestras familias, nuestros hijos, nuestra casa… Y un servidor no es una excepción.

Digo todo esto a modo de disculpa para aquellos que me sigan por haber dejado pasar este mes y medio sin alimentar el blog, pero es que era alimentarle a el o alimentarme yo.

Me gusta Rivas Vaciamadrid y me preocupo por las cosas que hace nuestro ayuntamiento. Por eso suelo centrarme en cuestiones locales. Sin embargo, esta vez, no me queda más remedio que subir de nivel y hablar de la Administración Central… Del Sr. Zapatero, para entendernos.

Nadie culpa -al menos eso creo- de la crisis al presidente del Gobierno. El mundo de las finanzas es inmenso. Nadie sabe exactamente como funciona y todos sabemos que en él no hay lugar para la piedad. Así ha ocurrido que al desinflarse la construcción se han roto los diques que contenían el océano de “hipotecas basura” y hemos terminado por ahogarnos todos en el maremoto del “ladrillo”. De eso, indudablemente, el Sr. Zapatero no tiene la culpa.

Errores los comete cualquiera, y el exceso de confianza en nuestro mercado del que hizo gala nuestro Gobierno fue uno de los gordos, pero hasta eso se puede comprender. “Errare humanum est”. Por lo que no se puede pasar es porque estando en mitad del maremoto y con una gran vía de agua en el casco del barco el capitán siga diciendo que nos mantenemos a flote. Es cierto, flotamos, pero igual que el Titánic el casco va a romperse de un momento a otro y nos vamos a ir a pique. Atentos a Grecia.

No es momento de medidas desesperadas. No es momento de implementar planteamientos políticos a ultranza. No es momento para las ideologías. Hay cinco millones de parados que exigen que se respete su derecho al trabajo y para eso no son los políticos los que tienen las soluciones, son los técnicos, los tecnócratas. No se trata de hablar con la oposición para pedirle que nos apoye. No señores. A grandes males, grandes remedios. Es momento de apartar las ideologías y de instituir un gobierno de “concentración nacional”. Formado por técnicos, no por políticos. Técnicos brillantes, economistas prestigiosos y gentes de acción que puedan coger el toro de la crisis por los cuernos y hacerle inclinar el testuz.

Zapatero no tiene la culpa de la crisis, tiene la culpa de empeñarse en solucionar la crisis con políticos y no echar mano de los técnicos. La crisis no la soluciona el PSOE, ni el PP ni IU, ni el PNV, ni el BNG ni absolutamente nadie en solitario. El Sr. Zapatero tiene que hacer una profunda reforma ministerial, sacar a todos sus correligionarios de los despachos y balancear con la oposición un gobierno de concentración nacional integrado por tecnócratas de todos los bandos que pueda sacar a este país del pozo en el que se encuentra. Todo lo que no sea eso, todo lo que sea esperar hasta que se solucione solo, todo lo que sea aguardar hasta las elecciones para “ver qué pasa” no es más que un suicidio al que cada día nos acercamos con paso más firme y mayor decisión.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: